“No consigo mejorar mis marcas”. “Intento ser más rápido, pero no puedo”. “Me canso enseguida, no tengo resistencia”. ¿Te suenan estas frases? ¿Las has escuchado alguna vez? ¿Eres tú, quizás, el que las haya formulado?

En esto del running, como en cualquier deporte o circunstancia que se presenta en nuestra vida, nos sentimos más satisfechos cuando conseguimos superar un obstáculo, una meta u objetivo previsto.

Nos gusta mejorar, nos gusta batir marcas, nos gusta ser más rápidos, más resistentes, más fuertes… Y sí, no solo deportivamente hablando. Pero para alcanzar el éxito, por denominarlo de algún modo, te recomiendo algo que te servirá a lo largo de tu vida: sal de tu zona de confort.

La zona de confort es tu archienemigo. Para que lo entiendas, Batman vs Joker, Spider-Man vs Duende Verde, Superman vs Lex Luthor, Thor vs Loki, tú vs la zona de confort.

camino Zona de confort salir

¿Qué es la zona de confort?

Un ejemplo de zona de confort sería salir a correr 5 km 2-3 veces por semana, sin modificar la distancia o el modo de recorrerla. Otro ejemplo: en el gimnasio, tus rutinas de fuerza son siempre las mismas y entrenas los mismos días cada semana. Esto es sinónimo de bienestar, de no fatigar demasiado el cuerpo y sentirse a gusto con uno mismo.

“Si estoy feliz así, ¿por qué narices tendría que salir de mi zona de confort?” A corto plazo, estarás bien. Pero a largo plazo dejarás de ver resultados o querrás plantearte ciertos objetivos. A todos nos pasa, créeme. Ese afán de superación personal, esa motivación al ver a los demás cumplir logros y expectativas, ese estado que nos dice que avancemos, que debemos ser mejores cada vez…

Si algo me ha enseñado el cuerpo, es que es sabio. Es tan listo que prefiere la comodidad y los placeres antes que la novedad y estar fatigado. Se entiende, por un lado. Pero luego está la cabeza, esa que nos recuerda que para progresar hay que variar, que hay que encontrar otro estimulo que nos permita avanzar adecuadamente.

Nota personal: soy partidario de que si algo funciona, es mejor no cambiarlo. La idea es encontrar un estímulo diferente donde haga falta, donde realmente pueda servir y ser necesario.

¿Qué te aporta salir de tu zona de confort?

Lo primero, conocimiento sobre ti mismo. Te ayudará a eliminar errores, a buscar esos fallos que te impiden cumplir tu cometido. La búsqueda de novedad es algo que genera buenas sensaciones, eliminando esa rutina que al final te acabará agotando física y mentalmente.

zapatillas-consejos-confort-running

En lo personal, te sentirás el p*** amo. Siento ser tan directo, pero es el mejor modo de decir que tu autoconfianza mejorará mucho. A mí me gusta tener miedo a algo de lo que creo que no voy a ser capaz de hacer. Luego lo hago, pienso en todo ese miedo, veo que lo he superado y, en fin, hay que vivir esa sensación de satisfacción…

Empiezas a cambiar tu forma de pensar, a tener una mentalidad mucho más positiva, más agradable y eficiente. Te ayudará a estar motivado, algo en lo que creo firmemente para poder entrenar en condiciones. El rendimiento mental es algo desaprovechado por muchos, y podría ser un gran error… tiene mucho potencial, y no le prestamos la suficiente atención.

Vale, quiero salir de esa zona de confort, ¿qué hago?

Para ello deberás olvidarte de los miedos, las inseguridades… y tendrás que empezar a pensar diferente, a plantearte nuevas reflexiones sobre tus entrenamientos, tu día a día. Por ejemplo, no estar seguro de querer hacer series o cuestas cuando sales a correr, porque crees que van a ser muy duras y tú estás a gusto con tus 10 km semanales.

Altra Superior 2.0_023

A partir de ahí, nacen las famosas excusas, y estás son de todo tipo. Desde “mi perro se ha comido la hoja donde tenía apuntada las series de hoy” hasta “mi pareja me ha castigado sin poder hacer cuestas”.

Hablando más en serio, no caigas en el error de creer que no vas a poder hacerlo porque puede resultar costoso y complicado. No limites todas tus capacidades, todas tus posibilidades de poder llegar mucho más lejos de lo que puedes vislumbrar. Lo difícil no es empezar un reto con más nivel de exigencia, lo difícil es mantenerlo y querer seguir avanzando con nuevos retos más complejos.

¿Buscas ser más rápido? Cambia el estímulo de correr grandes distancias a ritmos suaves o moderados. Realiza otro tipo de entrenamientos de vez en cuando, más cortos pero más intensos. ¿Quieres ser más resistente? Aumenta el tiempo de carrera o recorre distancias cada vez más largas… (el trabajo de fuerza puede ser un buen aliado para complementar).

Recapitulando, sentirte a gusto con tus entrenamientos es el principal factor para continuar en el tiempo. Pero los estímulos de mismos entrenamientos nos conducirán al estancamiento, al no progreso. Tu cuerpo se acostumbra y no reacciona, no prospera.

Así que desde ya te digo, desde la comodidad de mi silla y el café que estoy tomando, sal de la zona de confort, pero hazlo ya. No te lo pienses más, porque cuanto más te lo pienses, más tardarás, y menos posibilidades alcanzar el “éxito” tendrás.

Visualiza tu rutina, ¿te funciona? Sigue con ella. Quizás en un futuro te toque cambiar, te lo aseguro. Huye de tu propia desconfianza y, lo más importante de todo, ¡hazlo posible!

Este artículo es una colaboración de Javier Sánchez, al que podéis encontrar en Twitter como @JavierSnchz_ y en su blog “Notebook of a Sportsman“, en el que habla sobre deporte y vida saludable. ¡Gracias Javier!

2 COMENTARIOS

  1. Yo lo plantearía de otra manera, por que lo de salir de tu zona de confort puede llegar a ser peligroso para según que gente, todos conocemos a alguien que se toma las cosas muy en serio y esto les lleva a hacer las cosas sin pensar en las consecuencias, sobre entrenamiento lesiones, por eso yo no diría lo de salir de tu zona de confort. diría mueve tu zona de confort, primero del sofá a la calle a andar correr o lo que sea, y luego poco a poco vete variando entrenamientos y rutinas, si lo que quieres es seguir moviendo tu zona.
    Por otro lado, ya me escama a mi últimamente oír a mucha gente hablar de este nuevo concepto, que con la excusa de mejorar plantearse nuevos retos, cada vez nos exigimos y nos exigen mas, tanto en el trabajo como en la vida personal.
    Cuidado,si escuchas esta expresión, sobre todo en el entorno laboral, pon las orejas tiesas y no te dejes engañar, lo que quieren es darte otro apretón de tuercas.

DEJAR UNA RESPUESTA