Si usas banda o monitor de frecuencia cardíaca para medir tus pulsaciones con tu reloj deportivo durante el entrenamiento, aquí tienes algunos consejos y pautas sobre cómo se debe lavar.

Ya sea para correr, montar en bici o ir al gimnasio, muchos utilizamos banda de pulsómetro para medir nuestros esfuerzos y poder maximizar los beneficios del entrenamiento.

Ya son muchos los relojes y pulseras deportivas que integran el propio medidor de pulso en la muñeca mediante sensores ópticos, como el Garmin Forerunner 225, 235 o el Fenix 3 HR, pero si todavía no te ha llegado la hora de renovar el tuyo, o no piensas hacerlo o simplemente prefieres la banda, así es cómo puedes mantenerla en condiciones óptimas durante mucho tiempo.

Mantenimiento de la banda de frecuencia cardíaca

Hace mucho escribí sobre cómo evitar los picos de pulsaciones y falsas mediciones que en ocasiones registran las bandas del pecho, ofreciendo valores totalmente irreales. Si has notado que tu monitor de frecuencia cardíaca o banda HRM ha comenzado a fallar y no sabes la razón quizá es tan sencillo como lavarla bien.

Al hacer ejercicio sudamos y claro, cada vez que llegamos de entrenar la banda también llega empapada. No pasa nada, están pensadas para eso y no se van a dañar, sin embargo, la zona de los sensores o electrodos sí va acumulando sudor y sales, cuando éste se seca.

banda polar app android smartphone

No te olvides de quitar el núcleo antes de limpiar la banda de pulsaciones

Lo ideal es que cada vez que llegues de entrenar limpies ese sudor, puedes enjuagarla después de cada uso, pero eso sí, muy IMPORTANTE quitar la pastilla o núcleo central, es decir el módulo que va enganchado y que contiene la electrónica y la pila.

Así, puedes eliminar el sudor con una parte seca de la misma ropa que hayas utilizado y un poco de agua fría. Ahora bien, de 7 a 10 usos los diferentes fabricantes recomiendan un “lavado a fondo” que es tan sencillo como meter la banda del pulsómetro a la lavadora.

Banda a la lavadora cada 7 – 10 usos

Sí, no pasa nada, no se va a dañar, pero sí hay algunos puntos a tener en cuenta. De nuevo, no te olvides de quitar la pastilla central. Mete la correa abrochada y con un lavado de carga normal de ropa, eso sí que sea con un programa que no supere los 40 ºC y, si es posible, en el interior de una de esas bolsitas para prendas delicadas.

Si es posible, utiliza poca cantidad de detergente y que éste sea suave. Nada de suavizantes, ni lejia ni nada abrasivo porque te cargarás la banda.

La gran mayoría de bandas del mercado permiten el lavado a máquina, yo lo he comprobado con la HRM de Garmin, la Polar H7, la de Suunto y la ANT+ de Geonaute (Decathlon). En cualquier caso, tú mismo puedes mirarlo en las etiquetas que lleva la banda en la parte interior; siempre es mejor asegurarse.

lavar la banda de frecuencia cardíaca

Totalmente prohibido meter la banda a la secadora. Para que se seque, cuélgala o colócala en horizontal.

¿Cómo se lavan las bandas con módulo integrado?

Ahora bien, también existen en el mercado monitores de frecuencia cardíaca o bandas en los que el núcleo o módulo no se puede extraer. ¿Por ejemplo? Pues la HRM-Run, HRM-Tri y HRM-Swim, orientadas a correr, triatlón y natación, respectivamente (las dos últimas funcionan bajo el agua).

En estos casos, Garmin no recomienda el lavado a máquina, así que nos olvidamos de todo lo dicho antes de meterlo a la lavadora (y tampoco secadora).

hrm tri y hrm swim

Para lavar estas bandas de pulsaciones, se debe hacer a mano. En el caso de la HRM Tri y Swim, cada siete usos o tras cada sesión en la piscina/mar, para eliminar por completo el cloro y la sal. Mientras que la HRM Run, cada 7 entrenamientos, como si se tratase de una normal.

Lo mejor es utilizar agua fría, con un poco de detergente o lavavajillas neutro y suave. Muy poco, no nos pasemos porque en exceso también puede dañar los sensores de la banda. Y el secado igual, colgadas o en horizontal.

Consejos para guardar la banda y alargar su vida

Por último, además de mantener la banda limpia, también puedes aplicar estos “trucos” o consejos para conservar la banda en perfectas condiciones y que te dure lo máximo posible. 

  • Si la vas a guardar, trata de no doblarla demasiado y no la enrolles.
  • Lo ideal es colgarla, así que puedes aprovechar una percha o algo así.
  • Nada de dejar la banda a pleno Sol durante horas.
  • Y por último, si tu banda lo permite, quita el núcleo cada vez que no la vayas a utilizar, así la pila durará más tiempo.

slider hrm2

Todo lo dicho debería ser aplicable a cualquier banda de pulsómetro que tengáis, ya sea Garmin, Polar, Suunto, TomTom, Sigma, Timex o cualquier pulsómetro por más o menos avanzado que sea. Por supuesto, ante la duda mirad las etiquetas de la banda e indicarán cláramente cómo debe hacerse o si ese modelo concreto tiene una peculiaridad.

Lo cierto es que no hay ningún misterio y con unas simples pautas cada vez que llegamos de entrenar podemos conservar la banda de pulsaciones en perfectas condiciones durante mucho tiempo. Y ese es el problema, que la mayoría de veces llegamos deseando meternos a la ducha y van pasando los días, y lo entrenos, y luego llegan los problemas y los fallos en las mediciones.

Recuerdo además que si utilizas el pulsómetro para entrenar, lo mejor que puedes hacer es calcular tus zonas de entrenamiento en base a tus caracteristicas personales. Aquí explico cómo funciona la Fórmula de Karvonen y cómo puedes calcular tus propias zonas de pulsaciones.