Diario de entrenamiento: Días 5, 6 y 7

Volvemos a la carga. Después de los primeros entrenamientos de toma de contacto, toca dar un paso más y seguir ahondando día tras día en el Diario de entrenamiento. Lo dejamos en un punto dulce, la 4º sesión, que venía tras el primer día de descanso, y que siempre se percibe como buena porque se nota el progreso.

La última salida fue un martes. Dejé el miércoles como día de descanso para retomarlo el Jueves. Quiero ir poco a poco y con espacios de regeneración muscular.

Día 5:

55 kms ondulados con la MTB. En cualquier entrenamiento se busca motivación, objetivos, y para el ciclismo, poder alternar entre dos disciplinas, como es la carretera y la montaña, es una bendición, así que en esa búsqueda de nuevas formas de dinamizar el entrenamiento, tocaba salida con la MTB, y además, acompañado de mi grupo de amigos, lo que supone, ritmo alto asegurado, es decir, sacar un poquito más de lo que uno tiene, gracias a esa motivación extra.

Me encontré muy bien. Pese a los muchos kilos ganados, aún conservo chispa y explosividad para subidas no muy largas. El problema en estas tres primeras semanas, es siempre el fondo físico, y eso significa que hay que ir guardando energías como una hormiguita. Y ese ejercicio de autocontrol, es importante si queremos cumplir, porque llegar fundido a final del entrenamiento, no es buena señal, hará que para la próxima salida, arrastres fatiga.

Al finalizar, una buena jarra de cerveza.

Día de descanso. Los Viernes son “siempre” para descansar.

Día 6:

68 kms quebrados. Por fin, ya tardaba en llegar, un mal día. Me sentía cansado, sin muchas fuerzas y lento, y en los datos se refleja eso. Unido a que en la ruta me hizo viento de ida y de vuelta, tenía todo el tinglado ya apañado para sufrir un poco. Pero es bueno, para empezar a mentalizarse en la constancia, paciencia y esfuerzo aunque te duela todo.

Contribuyó negativamente que la salida del Jueves la hice a última hora de la tarde, lo que significa casi 12 horas menos de recuperación (que no es poco) que cualquier otro día en el que dejes un día de descanso. Tened siempre esto en cuenta, parece que si se hace en el mismo día es igual, pero las horas dentro de él, pueden variarlo todo.

No hay mucho más que destacar. No hay que desanimarse para nada por lo que parece un pequeño retroceso en nuestra condición y capacidades, es absolutamente normal y nos prepara para los que más adelante (y cuanto más entrenados estemos, más) pasaremos.

ruta_ciclista

Día 7:

100 kms con alguna cota de montaña. Sin día de descanso de por medio, afrontamos un recorrido, que dada mi condición actual, es largo y “de fondo”. Pese a sufrir el día anterior, el entrenamiento no fui muy intenso, ya que en mente ya tenía hacer esta etapa al día siguiente.

Voy acompañado con mi grupo de amigos y casi como un milagro, consigo que vayamos todos a un ritmo suave y sostenido, justo lo que necesito ahora, sumar horas a fuego lento.

Acabo contento y satisfecho, estas salidas son las que crean una buena base inicial y nos ayudan a ganar fondo, y por supuesto, aunque para mi ahora sea secundario, nos ayude a ir quemando grasa de los kilos que nos sobran de peso.

Y con esto, ya hemos cumplido una semana y media intensa de entrenamientos. Los primeros, la base, los cimientos de lo que queramos construir. Y aunque parezca que esta semana he tenido muchos días de descanso, para según que cosas y momentos, es la decisión acertada. Pasadas una semanas, ya más metidos en materia y cuando empiece a meterme con datos más técnicos de fatiga y rendimiento, veremos como todo encaja.

De nuevo, os animo a preguntar, participar y trollear en los comentarios.

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside"

DEJAR UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí