ofertas nike  

¿Dolor de rodilla y molestias localizadas en la rotula? Hoy os hablamos de la Condromalacia Rotuliana, su tratamiento, qué ejercicios podemos hacer para aliviar ese dolor, prevención y cómo recuperarse de esta lesión.

Aunque el síndrome de cintilla iliotibial o “rodilla del corredor” suele ser la lesión de la articulación de la rodilla más conocida, no es la única que afecta a este engranaje de los miembros inferiores. En el caso de la cintilla iliotibial lo que se produce es una inflamación de una banda muscular, pero en el caso de la condromalacia rotuliana existe un fallo estructural en la articulación.

Por ello hoy repasamos qué es concretamente esta lesión en corredores y deportistas, por qué se produce, qué medidas podemos tomar, cuáles son los tratamientos así como una serie de ejercicios y estiramientos recomendables.

¿Qué es la Condromalacia Rotuliana?

La condromalacia rotuliana destaca por no ser una inflamación al uso, sino más bien una afectación del cartílago que se encuentra justo detrás de la rótula, uno de los huesos de la rodilla.

Condromalacia Rotuliana tratamiento
La zona afectada de la rodilla en la condromalacia rotuliana.

Cabe recordar que esta gran articulación está formada por tres huesos: el fémur en la zona superior, y la tibia en la zona inferior; ambos están unidos entre sí mediante cartílago articular, dos meniscos y diversos ligamentos. Frente a dicha unión existe otro hueso, la rótula, la cual se desliza sobre el fémur para llevar a cabo los movimiento de flexión y extensión de la rodilla.

En el podcast Diario Runner hablamos largo y tendido sobre esta lesión, y muchas otras. Escúchalo en Spotify, Apple Podcast, iVoox o tu app favorita:

La función de la rótula y el desgaste del cartílago

Detrás de la rótula hay cartílago, el cual impide que se produzca un roce directo entre los huesos y que por tanto se desgasten con los movimientos. Sin embargo, en la condrolamacia rotuliana (también conocida como condromalacia patelar o condritis rotuliana), lo que se produce es un desgaste y daño en este cartílago, provocando dolor de rodilla.

Diario Runner Podcast

Los individuos que sufren esta lesión suelen quejarse de dolor en la cara anterior de la rodilla, un dolor que empeora al correr por terrenos irregulares, bajar escaleras o al producir flexiones prolongadas de la rodilla, como al estar sentados demasiado tiempo. Son los síntomas más frecuentes.

dolor-rodilla-rotula-condropatia

Asimismo, en ocasiones se produce una sensación de fricción y chasquido articular al flexionar y extender la articulación, asociando una sensación de inestabilidad y debilidad.

Por qué se produce el dolor y la condromalacia rotuliana

La causa esencial de la condromalacia rotuliana es una desalineación de la rótula sobre el fémur. Si este pequeño hueso se desvía de un lado a otro acaba causando irritación del cartílago articular.

Entre las causas de esta desalineación está el uso de zapatillas inadecuadas o gastadas, correr sobre terreno inclinado o irregular, una pronación excesivamente aumentada, desvíos o acortamientos musculares en los miembros inferiores o sufrir otro tipo de lesiones articulares que llevarán finalmente a una afectación de la rodilla, como los bloqueos pélvicos o el síndrome de los isquiotibiales cortos.

Condromalacia rotuliana: tratamiento y consejos

Como en todas las lesiones deportivas, en un inicio se deben analizar las posibles causas de la lesión para poder corregirlas lo antes posible:

  • Usar zapatillas adecuadas
  • Corregir un posible exceso de pronación
  • Buscar mejores terrenos para entrenar, menos “duros”
  • Y corregir otras lesiones adyacentes a la rodilla para que no desencadenen o empeoren la condromalacia rotuliana.
ejercicios-condromalacia-rotuliana
Recomendaciones y ejercicios para condromalacia rotuliana.

Tras esto, el tratamiento inicial será un reposo relativo o descanso activo, llevando a cabo otros deportes de menor intensidad con el objetivo de no perder forma física, pero intentando disminuir el dolor asociado a la condromalacia rotuliana: bicicleta, natación, rutinas de fuerza ligera y levantamiento de peso (sin pasarnos con las cargas) o incluso elíptica.

Siempre serán ejercicios poco agresivos para la articulación de la rodilla.

Disminuir la intensidad y reducir impactos

Si se decide seguir corriendo, el consejo es disminuir tanto la intensidad la frecuencia.

Es decir, bajar el número de días que entrenamos, haciendo hincapié en la forma de correr, la técnica de carrera y el terreno sobre el cual se entrena, siempre llevando a cabo un correcto calentamiento previo y activación, por ejemplo con estiramientos dinámicos.

Fisioterapia para el dolor de rodilla provocado por la condromalacia

Por otro lado, la rehabilitación y fisioterapia sobre los músculos implicados en la articulación de la rodilla puede ser una buena opción, incluyendo el cuádriceps, tríceps sural y músculos isquiotibiales.

Aunque algunos autores recomiendan la electroestimulación de dichos grupos musculares, este tipo de técnicas aún no ha demostrado suficiente evidencia como para recomendarse de forma habitual.

Asimismo, en cuanto al dolor se refiere, el uso de geles, sprays o medicación antiinflamatoria en forma de comprimidos también puede ser recomendable si el resto de métodos no dan resultado (cuánta menos medicación, mejor, pero en ocasiones es necesaria).

Rodillera y cintilla rotuliana

Finalmente, algunos autores aconsejan el uso de rodilleras que dejen la rótula libre (rodilleras abiertas), aunque su uso frecuente puede provocar debilidad muscular de la zona.

Por ello, es más recomendable el uso de una cintilla rotuliana, la cual no disminuye la fuerza del cuádriceps. Dicha cintilla se pone en la zona superior de la rótula si se notan molestias en el tendón bajo del cuádriceps (tendinitis rotuliana), o bien en la zona inferior si se notan molestias en el tendón alto (tendinitis cuadricipital).

Grados de la condromalacia rotuliana o patelar

Este tipo de condropatía tiene varios grados. Por supuesto, se puede presentar también en personas de edad más avanzada, o en sujetos con una vida muy sedentaria, pero la práctica de algunos deportes unido a una mala mecánica de carrera y los distintos factores mencionados, puede hacerla aparecer.

  • Grado 1: En esta primera fase, el cartílago ya se ha reblandecido y ha sufrido cambios que pueden dar lugar a dolor y molestias.
  • Grado 2: en este estado, el cartílago tiene alteraciones en su superficie, fibrilación.
  • Grado 3: la lesión o enfermedad se agrava, ya que las fisuras se presentan hasta en las capas más profundas del cartílafo.
  • Grado 4: se pierde gran espesor en el cartílago, ulceración y se agravan las hendiduras y fisuras ya presentes.

Ejercicios para la condromalacia rotuliana

En cuanto a los ejercicios recomendados para mejorar la condromalacia rotuliana, se debe recordar que existen tres pilares en cuanto a la recuperación se refiere:

  1. Fortalecer las estructuras musculares de la rodilla.
  2. Ganar flexibilidad en dichos músculos.
  3. Mejorar la higiene postural.

En la carrera, la rodilla suele requerir una flexión de más de 30º, algo que ocasionará la necesidad de reducir la intensidad del entrenamiento practicado y, en ocasiones, incluso cesar la práctica del mismo. En este último caso aún existen alternativas para no cesar la actividad física por completo, como ya hemos comentado anteriormente: caminar, nadar o hacer bicicleta.

Si la intensidad de la lesión no es elevada, aún hay esperanza, y existen ejercicios recomendados para mejorar tanto el dolor como la flexión de la rodilla, además del trabajo isométrico de la misma.

Tonificación muscular y ejercicios de tren inferior

Por ello, la tonificación muscular será el primer pilar a tener en cuenta, requiriendo el uso de salas de musculación: ejercicios de extensión de cúadriceps y contracción de isquiotibiales en máquinas.

En el primer caso, tras una extensión de 10º del cuádriceps, se rotará la rodilla hacia dentro para activar el vasto interno. En el segundo caso, tras realizar una flexión de rodilla de solo 5º mediante la contracción de los isquiotibiales de forma isométrica. Es recomendable realizar ambos tipos de ejercicios al menos tres veces a la semana.

No te pierdas esta selección de ejercicios isométricos y sus beneficios.

Mejorar la flexibilidad

Por otro lado, en la búsqueda de la mejora de la flexibilidad, se tendrá siempre en cuenta tras un entrenamiento de musculación el estiramiento entre 10 y 20 segundos de los diferentes músculos de la rodilla: cuádriceps, tríceps sural y músculos isquiotibiales; además, no se deben olvidar otros músculos adyacentes como los abductores, los cuadrados lumbares y los músculos de la cadera en especial.

Mejorar la higiene postural y técnica de carrera

Finalmente, con el objetivo de lograr una mejora de la higiene postural, tras lograr un fortalecimiento articular adecuado, es posible ir realizando otros ejercicios aeróbicos como nadar u actividades libres como andar, ir en bicicleta e incluso correr en superficies más blandas y con especial atención a la mejora de la técnica de entrenamiento.

Se deberán evitar otras actividades que impliquen más la participación de la rodilla, como el fútbol, baloncesto, esquí o tenis. Todos estos ejercicios y su control evolutivo deben ser adaptados y controlados por un profesional de la actividad física o un médico deportivo.

Médico de Familia. Especialista en Ciencias del Deporte, Nutrición Clínica y Nutrición Deportiva por el ICNS Instituto. Divulgo sobre ciencia y medicina en El Español, y sobre salud aquí, en Palabra de Runner. Sigueme en @RobertoMendez (Instagram) o @MedCiencia (Twitter / Facebook).

DEJAR UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí

Los datos de este formulario solo se utilizan para gestionar tus comentarios. Tu privacidad es fundamental para nosotros y en todo momento tienes derecho a acceder, modificar o suprimir tus datos.

Si marcas la casilla para recibir las novedades de Palabra de Runner en tu email, los datos se guardarán en MailChimp (proveedor de Palabraderunner.com), que está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, por lo que cumple todas las leyes. Por supuesto, en cada email habrá un enlace para darte de baja si así lo deseas. En nuestra Política de Privacidad puedes encontrar todos los detalles.