Diario Runner Podcast  

Hoy vamos a realizar un repaso sobre qué son los hongos en los pies o Pie de Atleta, por qué se producen, cómo afectan a nivel deportivo, y cómo podemos evitarlos.

Si bien es cierto que no es una lesión deportiva al uso, sí es un mal sufrido por muchos deportistas, sobre todo en cuanto a corredores se refiere.

Los pies son una parte fundamental del organismo humano, pero también son esenciales a nivel deportivo: cualquier dolencia en uno o ambos pies puede costar la carrera de multitud de deportistas, sobre todo corredores (por ejemplo, la maldita fascitis plantar). Por ello, los hongos en los pies son un mal digno de mención, dado que es un viejo conocido de la medicina moderna y su prevención es relativamente fácil.

Hongos en los pies: qué son y por qué aparecen en la planta del pie

Las infecciones por hongos en los pies o pie de atleta no son más que una infección leve que afecta fundamentalmente a zonas húmedas, pudiendo afectar a la piel o a las uñas de pies, pero también de las manos.

No se trata de una infección grave, pero si molesta y duradera. Puede afectar al “cuerpo del pie”, pero suele centrarse en dedos y uñas, provocando un intenso picor y escozor, e incluso sangrado si afecta a la planta del pie y produce grietas en la misma.

uñas-negras-tratamiento

Por otro lado está la tiña de los pies o tiña pedis, una infección por hongos de un tipo diferente a los que producen el pie de atleta. En este caso suele afectar más a individuos jóvenes, deportistas, que usan calzado cerrado incluso cuando hace mucho calor. Suele afectar más a los huecos entre los dedos o zona interdigital.

La causa fundamental de los hongos en los pies es la humedad, siendo una lesión típica de deportistas y montañeros a causa del calzado cerrado y la sudoración de los pies.

Cómo prevenir los hongos en los pies

Diario Runner Podcast

Aunque se suele creer que las infecciones por hongos en los pies solo se producen por contagio en lugares públicos, no siempre es así.

Todos los seres humanos tenemos microorganismos sobre nosotros, y estos pequeños seres solo buscan el momento adecuado para reproducirse en exceso y causar enfermedad. La humedad es ese “momento” para los hongos.

Aún así, hay diversas formas de prevenir los hongos en los pies:

  • Evitar ir descalzos en lugares húmedos públicos, como vestuarios de gimnasios, piscinas o duchas públicas. En este caso, usar chanchas es fundamental para prevenir la infección.
  • Llevar a cabo una correcta higiene de pies. Y no solo lavándolos bien, algo que no debe realizarse en exceso porque implica más humedad; sino también llevando a cabo un secado adecuado de los pies y sobre todo de los dedos. Hay que evitar la humedad todo lo posible.
  • Cambiar los zapatos frecuentemente: si la actividad es muy intensiva mejor no repetir calzado dos días seguidos, dejando que se aireen entre un uso y otro.
  • Usar calcetines de algodón, siendo este el material más adecuado para absorber el sudor y mantener los pies secos. Y, si se tiende mucho a la sudoración, es aconsejable cambiar los calcetines incluso dos veces al día si fuese necesario.
  • En el caso de deportistas, mejor optar por calcetines para correr de tejidos técnicos. Nos aseguramos que son capaces de ventilar correctamente el pie, evitando que se acumule el sudor y la humedad, y además también nos librarán de posibles roces y ampollas.

hongos en los pies

Tratamiento  hongos en los pies

Ante la sospecha de una posible infección por hongos en los pies, está totalmente desaconsejado cualquier tratamiento casero: buscar por Internet es muy fácil, y encontrar vídeos sobre remedios milagrosos baratos puede salir muy caro.

Olvida los remedios caseros para hongos

De hecho, uno de estos remedios caseros es el uso de ajo crudo sobre los hongos: jamás se debería usar. De hecho, una mujer procedente de Inglaterra lo probó el pasado año 2018 y acabo en el hospital por sufrir una quemadura química secundaria al uso de ajo durante varias horas al día.

En este caso, lo más adecuado es acudir a un profesional especializado, ya sea un podólogo o un médico de atención primaria. En casos complejos, incluso es posible necesitar la atención de un dermatólogo.

Si bien es cierto que existen medicamentos para hongos que no precisan receta médica para curar esta dolencia, lo más adecuado inicialmente es diagnosticar correctamente la enfermedad: hay varias dolencias fácilmente confundibles con los hongos, existen distintos tipos de los mismos y debe discernirse previamente qué es lo que hay que tratar.

Más que un pie con hongos: otras dolencias de los pies

Para finalizar, realizaremos un breve repaso de otras dolencias que pueden afectar a los pies, además de los mencionados hongos en los pies, y que también puede dar lugar a serios problemas en un corredor.

Verrugas plantares

Las verrugas plantares o papilomas son frecuentes, sobre todo en verano, debidas a contagio por caminar descalzos sobre zonas públicas y transitadas.

Habitualmente afectan más a niños, pero las verrugas en los pies no es algo exclusivo de los ellos.

Eczemas en los pies

Se trata de zonas de descamación que provocan picor y escozor. Suelen producirse por roces, pero también pueden ser signo de una alergia o una infección.

De hecho, incluso pueden producirse al tratar inicialmente una infección por hongos con un producto al que se es alérgico sin saberlo.

Dermatitis plantar

En este caso, la dermatitis o inflamación de una zona de la piel suele presentarse como descamación y como enrojecimiento de la piel, pudiendo provocar picor pero también dolor.

Es, de nuevo, más típico en niños y personas jóvenes, los cuales a su vez suelen sufrir previamente problemas de piel atópica.

Hiperhidrosis plantar

La hiperhidrosis plantar no es más que la sudoración excesiva de los pies, un mal bastante común, con causas hormonales o problemas de glándulas sudoriparas previos, que pueden agravarse dependiendo del calzado que se use.

Para finalizar, existen otras dolencias como el pie diabético, los callos o durezas, los pies agrietados y un largo etcétera.

Como podemos ver, y a pesar de que parece ser una zona pequeña dentro del cuerpo humano, los pies pueden llegar a sufrir múltiples dolencias confundibles entre sí, pero con tratamientos diferentes.

Como ya advertíamos en el pie de atleta o los hongos en los pies, lo más adecuado será acudir a un profesional especializado en este ámbito, pues un diagnóstico acertado es el primer paso para un buen tratamiento inicial. Conservar sanos los pies siempre será signo de salud.

Médico de Familia. Especialista en Ciencias del Deporte, Nutrición Clínica y Nutrición Deportiva por el ICNS Instituto. Divulgo sobre ciencia y medicina en El Español, y sobre salud aquí, en Palabra de Runner. Sigueme en @RobertoMendez (Instagram) o @MedCiencia (Twitter / Facebook).

DEJAR UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí

Los datos de este formulario solo se utilizan para gestionar tus comentarios. Tu privacidad es fundamental para nosotros y en todo momento tienes derecho a acceder, modificar o suprimir tus datos.

Si marcas la casilla para recibir las novedades de Palabra de Runner en tu email, los datos se guardarán en MailChimp (proveedor de Palabraderunner.com), que está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, por lo que cumple todas las leyes. Por supuesto, en cada email habrá un enlace para darte de baja si así lo deseas. En nuestra Política de Privacidad puedes encontrar todos los detalles.