Los primeros entrenamientos tras dejarlo

ciclista paolo ac

Hace ya muchas semanas escribí sobre empezar a hacer deporte, o retomarlo tras muchos meses de inactividad deportiva.

La semana pasada, por fin, tuve el coraje, tiempo y espacio mental para sacar fuerzas y arrancar, que es lo más complicado para quien ya conoce la rutina deportiva.

Los antecedentes

  • 7 meses seguidos sin montar en bici. A partir de los 6 meses sin entrenar se pierde el 100% de la capacidad muscular y cardiorrespiratoria adquirida, pero eso no significa que tu cuerpo luego no recuerde que alguna vez hiciste deporte. Le cuesta, pero obtener un estado de forma decente es muchas veces más rápido que quien no haya entrenado nunca, de hecho, ya os contaré como hace unos años, conseguí en 8 semanas obtener un estado de forma competitivo.
  • +14 kg. Este dato si que es demoledor. Para un ciclista y sobre todo de “poco peso” como es mi caso, 14 kg más es una losa tremenda. De hecho, de todas las veces que he dejado de montar, incluso más tiempo que esta vez, nunca había cogido tanto peso, y no es por casualidad, la edad y el tipo de vida, causan estragos.

El entrenamiento

P.D: Podéis seguirme en Strava para ver los datos con más detalle.

Día 1:

34 kilómetros en llano. Es una buena distancia para empezar. Algo más de una hora para comprobar quién soy ahora sobre la bicicleta y lo que puedo hacer. Es casi imposible ir a un ritmo. Simplemente voy, a lo que puedo, sin ir asfixiado y sabiendo que tengo que llegar sin haberlo dado todo.

Se trata solamente de escuchar a tu cuerpo y ver dónde te encuentras para planificar tu cabeza para lo que le espera. Hay que disfrutar lo que se pueda pero con ese punto de esfuerzo.

Dia 2:

53 kilómetros en llano. Sin dejar un día de descanso, aumentar kilómetros sin aumentar el ritmo. En esta segunda salida, la diferencia es abismal. Ya se mi estado de forma con bastante certeza y eso me ayuda a regularme mejor, e ir acumulando kilómetros, que es de lo que se trata. El verdadero reto en esta segunda salida es acostumbrar a mi culo, que como el resto del cuerpo, estaba desentrenado, al minúsculo sillín.

Día 3:

90 kilómetros con subidas. Se me fue de las manos. Suelo hacer tres salidas seguidas cuando retomo los entrenamientos tras un largo tiempo. Es algo duro, pero me ayuda a que pasado el día de descanso posterior, tenga ya unas sensaciones “buenas” sobre la bici. El cuerpo aprovecha ese día para ponerse mucho las pilas y el 4º entrenamiento pegas un salto de calidad tremendo.

primeros entrenamientos tras dejarlo

Mi idea era hacer 50 kilómetros y poco más, pero me encontré con mis amigos y me liaron, me liaron mucho. Llegué vacío, destruido, cansado, apalizado, pero llegué, algo que dudé por momentos.

No es nada conveniente darse palizas así sabiendo que al día siguiente te tomarás un descanso. Y cuanto más alto de forma estás, peor. Lo que se produce en tu cuerpo es un estado de relajación y recuperación en ese día de descanso brutal, que provoca que al siguiente día de entrenamiento te cueste muchísimo animarte a salir porque el cuerpo pide más y más descanso, en una especie de fatiga terrible. Es lo que yo llamo la bajona, que no perdona. Se puede sufrir en mayor o menor medida, depende de varios factores, pero si queréis ya lo detallaré más adelante y cómo combatirla.

Para un señor con +14 kilos de peso y desentrenado, este día fue clave. Muy duro, pero mi cuerpo entendió perfectamente lo que se le avecinaba. Mi premio fue ganarme depilarme las piernas. Ya era, al menos, un globero.

Día de descanso.

Día 4:

58 kilómetros con subidas. Tras el día de descanso, en el que cuerpo entrena y regenera todo lo destruido durante los entrenamientos. Es uno de los mejores días cuando estás empezando, el de después del primer descanso. Este día ya empiezas a tener buenas sensaciones, a saber regular dentro de tus limitadas posibilidades, pero regular, a poder esforzarte, y en definitiva a tener un diagnóstico casi 100% claro de tu estado de forma. Y esto sirve simplemente para apurar los entrenamientos a tu capacidad y poder disfrutar de ellos.

A partir de ahora se abre una nueva etapa. Estos 4 primeros días son de situación, ahora toca entrenar, y eso es disciplina, ni más ni menos. Cumplir con el plan que te propongas, con un objetivo siempre en mente e ir avanzando. Durante las 8 primeras semanas la mejora física, tanto muscular como cardiovascular serán aceleras y muy muy motivadoras, así que no hay excusa para dejarlo, todo es bonito y siempre a mejor.

En cuanto al peso, quizás la primera o dos primeras semanas la bajada es lenta, al cuerpo le cuesta , pero una vez entiende su nueva forma de vida, no le queda otra que empezar a quemar grasa y por tanto, perder peso con mejor ritmo.

Yo os seguiré contando mis entrenamientos y lo que extraigo de cada uno de ellos, con trucos, curiosidades y todo lo que se me vaya ocurriendo que pueda interesaros. Hay muchas cosas en común entre lo que yo piense, haga o sienta y la mayoría de los que practicamos deporte, en este caso, ciclismo.

Gracias a los que leéis, y si tenéis, preguntas, dudas o ganas de trollear, los comentarios, son un buen lugar para ello.

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside"

1 COMENTARIO

DEJAR UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí