El Salbutamol es el protagonista del día tras el positivo de Chris Froome, la estrella del Sky. Te explicamos qué hace este fármaco cuando se superan las cantidades permitidas y sus efectos.

Durante el día de hoy, todos los medios de comunicación sin excepción se han hecho de la noticia publicada por la Unión Ciclista Internacional (UCI): el ganador de cuatro Tours de Francia y de la reciente Vuelta a España dio positivo en dopaje tras la prueba de orina realizada el pasado 20 de septiembre de 2017. En su caso, el fármaco que dio positivo fue el Salbutamol, el principio activo del conocido Ventolin ®, en una dosis de 2.000 ng/ml (el doble del limite impuesto por la Agencia Mundial Antidopaje, la cual llama “resultado analítico adverso” a una cantidad de Salbutamol superior a 1.000 ng/ml).

Dado el hecho de que el Salbutamol es tremendamente conocido tanto a nivel familiar como en el mundo del deporte, ya que se trata del fármaco más comúnmente usado contra las crisis de asma, hoy explicaremos qué es el salbutamol, para qué se usa, la seguridad del salbutamol, y por qué es considerado una sustancia de dopaje a ciertas dosis.

Qué es y para qué se usa el Salbutamol

El Salbutamol, junto al Formoterol y el Salmeterol, son fármacos denominados “beta-2-agonistas“; en otras palabras, fármacos broncodilatadores. Su objetivo es abrir (dilatar) los bronquios con el objetivo de facilitar el correcto paso del aire en pacientes con enfermedades pulmonares como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Su uso es más característico de los primeros, ya que el problema inicial del asma es que los bronquios se contraen, pero el uso de fármacos como estos soluciona el problema de forma aguda (en el caso del Salbutamol, cuyo efecto es relativamente corto) o de forma más prolongada (como en el caso del Formoterol y Salmeterol).

ventolin-salbutamol

El uso de todos estos fármacos sí está permitido en deportistas, como era el caso de Chris Froome, pero hasta cierto punto. Según la Agencia Española de Protección de la Salud, la dosis máxima permitida de Salbutamol en deportistas es de 1.600 microgramos inhalados cada 24 horas, sin superar los 800 microgramos inhalados cada 24 horas. Para que nos hagamos una idea, cada inhalación de Salbutamol contiene 100 microgramos, y se suele recetar el uso de dos dosis inhaladas cada 6 u 8 horas de media, pudiendo aumentar dichas dosis hasta las dos dosis cada 4 horas en casos de necesidad (y aún así, no se llegaría a los 1.600 microgramos de límite).

Como podemos observar, hablamos de cosas diferentes: los microgramos serían la cifra de dosis inhalada, pero a nivel de análisis de orina se usan como medida los nanogramos por mililitro, ¡no os liéis!

Efectos del Salbutamol o Ventolín

El uso de estos fármacos y otros, cuyo efecto “dopante” puede causar polémica, esta autorizado mediante las Autorizaciones de Uso Terapéutico o TUE, un tipo de peticiones que realizan gran parte de los deportistas. De hecho, son necesarios tres requisitos específicos para que un deportista pueda consumir una sustancia a una dosis superior a la habitual, que en cualquier otro caso se consideraría dopaje, si demuestra que padece una enfermedad crónica que necesita dichos tratamientos:

  • Se producirían daños graves en la salud del deportista si no tomara la sustancia en cuestión.
  • Dicha droga no actuaría significativamente sobre el rendimiento del solicitante.
  • No existe otra alterativa terapéutica razonable al uso de esta sustancia.

salbutamol-ventolin-chris-froome

Si bien es cierto que el equipo de Froome afirma que hubo una temporada durante la Vuelta a España que sufrió una agudización de su sintomatología asmática, la cantidad detectada en su analítica de orina es superior a los límites terapéuticos, por lo que no tiene lógica encontrar unos niveles así si lo que buscaba era mejorar su sintomatología. En caso de sufrir una crisis asmática resistente, lo que se debe hacer es probar con otro tipo de fármacos o directamente abandonar la competición.

¿Es seguro el Salbutamol?

Como cualquier otro medicamento, el Salbutamol o Ventolin es seguro y eficaz dependiendo de su dosis. Usado de forma habitual, a las dosis habituales mencionadas, es seguro y tiene muy buenos efectos (de hecho, es el fármaco de primera elección en crisis asmáticas en la infancia, adolescencia y edad adulta). Sin embargo, también tiene sus inconvenientes.

Si nos pasamos con la dosis de Salbutamol, y dependiendo de la sensibilidad individual de cada paciente, se puede provocar síntomas de taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca), dolores de cabeza, temblores o calambres musculares. De hecho, en muchas ocasiones donde he tenido la oportunidad de ver pacientes que habían tomado dosis correctas de Salbutamol me han expresado estos síntomas como si sintiesen una “crisis de ansiedad“. Y, en determinados casos (edad avanzada o problemas de corazón previos), el aumento de la frecuencia cardíaca puede llegar a causar un ataque al corazón.

En el caso de Froome, con la excesiva dosis detectada en su orina, es complicado pensar que no haya sufrido ninguno de estos síntomas durante la competición.

¿Por qué el Salbutamol es considerado una sustancia de dopaje?

Según el Consejo Superior de Deportes de España, superar la cifra de los 1.000 ng/ml no es un uso terapéutico del Salbutamol, sino un “resultado adverso” o “dosis supraterapéutica”, aunque aún falta que el propio deportista, Chris Froome, aporte pruebas para demostrar que dicho resultado ha sido consecuencia de un uso correcto de la sustancia (cada individuo absorbe las sustancias de forma diferente).

El Salbutamol, junto a otras sustancias broncodilatadoras, tiene un pequeño efecto “beta-1-agonista” de menor intensidad. Este efecto es el responsable de que, además de mejorar la respiración, el Salbutamol cause aumento de la frecuencia cardíaca. Asimismo, también tiene un efecto inespecífico sobre el tejido muscular, pues a dosis elevadas (supraterapéuticas) ha demostrado provocar tonificación muscular, justo en los músculos motores de piernas y brazos.

Todos estos efectos (mejoría de la respiración, aumento de la frecuencia cardíaca y mejora de la tonificación muscular) hacen que el Salbutamol sea considerado una sustancia dopante, solo autorizada bajo ciertos requisitos, y siempre sin superar los límites analíticos impuestos.

DEJAR UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre aquí