Strava comienza a vender nuestros datos de ubicación y rutas (y no podemos evitarlo)

strava datos metro
Correr es algo más

Entre los servicios y aplicaciones para registrar y analizar nuestros entrenamientos está Strava, una App ampliamente conocida y de la que ya hemos hablado en más de una ocasion, sobre todo por su característica estrella: los segmentos. Strava es gratuita, tanto en Android como en iOS, pero también está la opción de pagar una mensualidad para ser usuario Premium y así disponer de más datos y funciones.

Durante estos años, Strava ha estado recogiendo datos de posición, rutas y traslados de millones de deportistas de todo el mundo. En concreto, hace unos meses presentaron unos curiosos “mapas de calor”, que podéis ver en las imágenes, e incluyen unos 220 billones de datos. Parece que ha llegado el momento de sacar partido de esa base datos, y han presentado Metro Strava, un servicio en el que tus datos se convierten en su producto.

strava heatmap mapa de calor espana

Strava Metro: tus datos por 0.80$ al año

Lo anuncian como un “servicio de información”, pero en realidad es mucho más, son los datos de millones de personas que pueden ser de tremenda utilidad para empresas de transportes, gobiernos y otras empresas que los necesiten. Esos datos se venden a quienes los necesiten por un pequeño precio de suscripción.

Eso sí, por decirlo de alguna manera, los datos se limpian. No contienen datos personales del usuario ni nada similar, sólo los recorridos y tendencias de la población que usa Strava. Os preguntaréis: vale, ¿y cuánto valen mis datos y recorridos? Pues según el FAQ que han habilitado en su web, la información de cada usuario de un área cuesta 0.80$ al año, así que multiplicad por los miles de usuarios de una zona para echar cuentas.

strava metro

La política de privacidad de Strava deja claro que no pueden compartir tus datos personales, pero no está claro si las rutas forman parte de esa información personal. Al ser preguntados por Tuaw, Strava ha respondido que no hay manera de evitar que nuestros datos de ubicación se incluyan en Metro. Una acción muy polémica que les puede costar la pérdida de muchos usuarios.