Okey Radar, ¿cómo puedo mejorar mi entrenamiento?” Esa es solo una de las preguntas que puedes hacerle, por voz, a las gafas Oakley Radar Pace. Tras probarlas durante las últimas semanas, aquí va el análisis de este dispositivo que, como estaréis imaginando, no son unas simples gafas de sol deportivas.

La tecnología deportiva ha evolucionado en muchos sentidos, tanto a nivel de software como de hardware, con cacharritos, programas y aplicaciones de todo tipo para tratar de registrar cualquier tipo de entrenamiento, todas las métricas que se generan en él y, por supuesto, teniendo como fin último facilitar la práctica deportiva y tratar de ser una ayuda en la mejora del rendimiento deportivo del atleta. Entre los accesorios típicos están las gafas de sol y ahí Oakley tiene mucho que decir ya que es una de las marcas de referencia en el sector.

Más allá de sus gafas de sol deportivas, Oakley anunció hace unos meses las Radar Pace, un modelo inteligente con entrenador virtual integrado y con el que podemos hablar por voz e irá asistiéndonos durante los entrenamientos con todos los datos que necesitemos.

oakley-radar-pace-opinion-2

Review en vídeo de las Radar Pace

Antes de arrancar con el texto, aquí va el análisis en vídeo y review en español de estas gafas de Oakley. Por supuesto, si te ha gustado suscríbete al canal de YouTube y dale un buen Me Gusta porque nos ayudará enormemente a crecer y seguir subiendo contenido:

Qué son las Oakley Radar Pace

Obviamente son unas gafas de sol, bastante similares a las Oakley Radar normales si no fuese por los dos auriculares que asoman por las patillas. Las Radar Pace son el resultado de la colaboración entre Oakley e Intel, que son quienes han aportado la tecnología integrada en las gafas y, sobre todo, los artífices del asistente virtual que se activa con solo decir “Ok, Radar“.

Antes de pasar a ver todo lo que hacen estas gafas y, sobre todo, cómo se comportan en el mundo real – que para eso las he estado probando -, aquí va un resumen de sus características:

  • La montura y lente es como la de las Radar Pace, aunque pesa unos gramos más por todo el tema de la electrónica, pero no resultan pesadas.
  • Las lentes incluyen tecnología Prizm Road, aquí hablo de ella, y son intercambiables.
  • Incluye lente transparente en la caja.
  • Se conectan al smartphone por Bluetooth.
  • Pueden informar de los datos de sensores de pulso, distancia, cadencia o potenciómetros, más detalles a continuación.
  • En las gafas están los sensores acelerómetro, giroscopio, sensor de proximidad, humedad y presión.
  • Con resistentes al agua con certificación IPX5.
  • La patilla izquierda es táctil, sirve para cambiar volumen, pausar música, contestar llamadas…
  • Los dos auriculares incluyen varias almohadillas para ajustarse mejor.
  • Según mis estimaciones la batería dura unas 5 o 5,5 horas, depende del uso.

Accesorios Oakley Radar Pace

Así, podemos definir a las Oakley Radar Pace como unas gafas inteligentes orientadas al deporte, ya que el propio asistente virtual nos va guiando durante el entrenamiento, comentándonos qué tal vamos, ‘cantando’ las estadísticas y métricas que va recogiendo de los distintos sensores y, al mismo tiempo, podemos activarlo en cualquier momento sin necesidad de tocar nada: todo comienza con el comando de activación “Ok, Radar”, y las gafas comenzarán a escuchar.

Diseño y construcción, ¿son cómodas?

lente prizm oakley radar prizm

Ante la pregunta de si las Radar Pace son cómodas: sí, lo son. Como decía, pesan más que un modelo normal, pero no son pesadas, no se hacen incómodas y todo el peso se reparte en los apoyos de la nariz y las patillas, como en cualquier gafa. Digamos que los auriculares no son un punto de apoyo.

El frontal y la lente Prizm son normales, pero las patas sí son ligeramente más gruesas para dejar espacio a los componentes electrónicos. En la patilla izquierda encontramos el botón de encendido por la parte interna y sabremos que están en funcionamiento porque el logo externo de Oakley se ilumina en ambas partes. Además esto nos sirve como código de color para saber su nivel de carga (o también podemos preguntárselo directamente por voz, y nos dirá su batería y la del móvil).

No hay más botones. Los auriculares, que son de tipo in-ear e incluyen varios tamaños de almohadillas, se conectan por microUSB a ambas patillas. Cualquiera de los dos conectores nos servirá para cargar las gafas.

El último detalle a tener en cuenta es ‘invisible’, ya que la zona del logo de Oakley en la patilla izquierda es sensible al tacto. Basta con deslizar el dedo en un sentido u otro para subir o bajar volumen; tocar una vez para pausar la música o contestar una llamada y dos veces para pasar de canción. Si se mantiene pulsado se activa Google Now (en Android) o Siri (en iPhone)

Por supuesto, toda esa música no está almacenada en las gafas, sino que las gafas actúan como unos auriculares Bluetooth pudiendo escuchar lo que tenemos en el smartphone (en mi caso Spotify y perfecto).

En líneas generales las Oakley Radar Pace están muy bien construidas y acabadas, se siente que es un producto de calidad y muy sólido en la mano. El acople de los auriculares es bueno, se agradece que tengan varios puntos ajustables para adaptarse a todo tipo de cabezas y su sonido, a mi parecer, también es muy destacable. Alto y claro.

oakley-radar-pace-opinion-14
RoboCop Runner. Roborunner o RunnerCop.

Por supuesto, la lente Prizm Road de Oakley es de muy buena calidad, con protección 100% de rayos UVA, UVB, UVC y contra impactos a gran velocidad. Muy importante esto último. Aquí puedes leer el análisis de la tecnología Prizm, que adapta el contraste de determinados colores para mejorar la visión en carretera, montaña, etcétera.

Las funciones de las Oakley Radar Pace

El protagonista absoluto de las gafas Oakley Radar Pace es su entrenador personal virtual con el que podemos hablar en tiempo real. ¿Qué puede hacer? Bueno, se lo podemos preguntar nosotros mismos diciendo “Ok, Radar, ¿qué puedo preguntarte?” y nos guiará.

oakley-radar-pace-opinion-6

La tecnología de Intel entiende y responde perfectamente en español, aunque obviamente no es una inteligencia artificial, no podemos conversar naturalmente con ella, sino que nos tenemos que limitar a comandos concretos. Por ejemplo: “Ok, Radar…”

  • ‘Iniciar/parar entrenamiento’
  • ‘¿Cuál es el entrenamiento de hoy?’ (ya que podemos seguir planes)
  • ‘¿Los sensores están conectados?’
  • ‘¿Cuál es mi frecuencia cardíaca / ritmo / velocidad / distancia /tiempo?’
  • Se le puede preguntar directamente que nos diga los “valores actuales” y hará un resumen de todo lo anterior.
  • ‘¿Cuánto falta para acabar?’
  • ‘¿Cuál es mi cadencia?’
  • Y más, todo ello por voz, sin tocar las gafas para nada.

Además, también tiene funciones fuera del propio entrenamiento, por ejemplo, se le puede preguntar ‘¿para qué sirven los entrenamientos de cuestas?’ y hará una pequeña descripción. Quizá me falta poder controlar también la música con la voz, aunque se pueda hacer con el panel táctil.

review oakley radar pace

Debo reconocer que todos estos comandos funcionan muy bien, el reconocimiento de voz es bueno, incluso estando fatigado o en marcha sobre la bici, pero cuando más le cuesta es cuando hay viento, ya que los micrófonos se saturan. En la caja viene un clip aero para protegerlo en esos casos.

Un detalle es que no hace falta estar diciendo continuamente “Ok, Radar”, sino que al activarse por primera vez quedará escuchando durante un rato por si queremos preguntar varias cosas seguidas.

Por otra parte, no es necesario estar preguntándole para que nos informe, ya que se puede ajustar la frecuencia con la que el entrenador nos hará resúmenes, por ejemplo cada 5 o 10 minutos. Además, también nos dará datos concretos cuando ocurra algo ‘especial’, por ejemplo al subir un repecho. Si en cualquier momento queremos que se calle, solo hay que decirle “deja de escuchar/hablar” y se callará.

aplicación radar pace oakley

Las Oakley tienen sensores integrados, como el acelerómetro y giroscopio que servirán para registrar nuestra cadencia durante los entrenamiento corriendo, pero para el resto de datos necesitamos sí o sí la conexión al smartphone y este a su vez a los sensores.

Es decir, las Oakley Radar Pace no pueden sustituir a un reloj deportivo o a un ciclocomputador tipo Garmin, Polar, Suunto o el que sea. No son independientes y ese es su principal inconveniente.

La falta de independencia

Las Radar Pace no tienen GPS, usa el del smartphone para posicionarnos y aprovecha esos datos para sacar ritmos y distancias, por tanto la precisión dependerá del móvil. Los sensores no se conectan a las gafas, sino al móvil. Allí, a través de la aplicación Radar Pace se emparejan por Bluetooth o ANT+ sensores de pulso (banda), potenciómetro, sensor de cadencia/velocidad en ciclismo…

Intel Oakley Radar Pace

Por tanto, para exprimir estas gafas inteligentes hay que tener todo el conjunto. Esa independencia que echo en falta sería la guinda del pastel.

A nivel de batería, yo he conseguido sacarles entre 5 y 6 horas de autonomía, eso siempre con música sonando continuamente y el entrenador hablando cada 10 minutos.

El uso de Oakley Radar Pace en la bici

Algunos estaréis pensando que en bicicleta no se pueden llevar auriculares para no aislarnos del exterior. Es cierto. En ese caso podemos quitar ambos auriculares y seguir usándolas como unas gafas de sol, o por ejemplo dejar un único auricular.

oakley-radar-pace-ciclismo

Eso es lo que yo he hecho para probarlas en carril bici, he dejado solo el auricular de la derecha y sigue funcionando todo perfectamente.

La aplicación Radar Pace: compatible con iOS y Android

Todos los ajustes y cambios de las gafas se hacen a través de la aplicación “Radar Pace” que está disponible para Android en Google Play y para el iPhone en la App Store. En ambos casos es totalmente gratuita.

 

La app no tiene mucho misterio, en la pantalla principal nos aparecerá la opción para iniciar un entrenamiento libre de running, de ciclismo o crear un plan personalizado (y así las gafas nos irán guiando durante el entrenamiento con series, distancias y demás).

Aplicación Radar Pace

Cada vez que finalicemos un entreno, toda la información de la actividad quedará guardada en el historial, con estadísticas, métricas de los sensores y el mapa del recorrido. Y por último, en la zona de la configuración, podemos ajustar los sensores, las unidades o cambiar cada cuánto habla la entrenadora.

Tengo una mala noticia: no es compatible con otros servicios como Strava, Endomondo, Runtastic, Runkeeper o cualquier otro, así que el entrenamiento no sale de ahí, ni se puede llevar a Garmin Connect, Polar Flow, Movescount o cualquier otra plataforma. Es una auténtica pena y espero que en un futuro metan esta posibilidad con una actualización.

oakley-radar-pace-running

Conclusión y opinión de las Oakley Radar Pace

Tras estas semanas debo decir que las Oakley Radar Pace me han parecido un dispositivo muy, pero que muy, interesante. Me ha sorprendido lo bien que funciona el reconocimiento de voz y me puedo imaginar muchas situaciones en las que es útil recibir información, sin tener que mirar ni tocar nada.

Sin embargo también hay cosas menos positivas y la verdad es que tienen una gran influencia en la decisión de compra. Por una parte el tema de la independencia, al final el smartphone se convierte en imprescindible en la ecuación al tener que conectar los sensores a él. ¿Quizá veamos unas Radar Pace 2 en el futuro con GPS integrado? Sería fantástico.

oakley-radar-pace-opinion-9

La falta de conexión con otras plataformas también es una pena, algo que podrían arreglar con una actualización de la aplicación, pero sobre todo, algo muy importante: el precio.

Estas Oakley Radar Pace tienen un precio oficial de 439 euros, una cantidad considerable a la que habría que sumar el tema de los sensores. En cualquier caso, como decía, no es un dispositivo perfecto ni para todos los deportistas, pero me parece una buena demostración de lo que se puede conseguir uniendo tecnología y deporte en un accesorio tan básico como unas gafas de sol.

Seguro me he dejado algún detalle en el tintero, si tenéis cualquier consulta o duda de lo que pueden, o no, hacer las Oakley Radar Pace, puedes dejar un comentario en este mismo análisis.