Las 8 fases del Maratón

La Maratón, esa distancia que todo corredor sueña con completar al menos una vez en la vida. 42.195 metros en los que pasan muchas cosas en el cuerpo y sobre todo, en la cabeza. Las semanas y meses de entrenamiento previos son claves, pero la cabeza tiene un gran peso, la mente puede ser tu mejor aliado  o la que te haga pasar los peores momentos.

En el siguiente vídeo de Buzzfeed nos representan de forma más o menos graciosa las distintas fases por las que un corredor pasa durante el recorrido de una Maratón. Entre ellos, diferentes estados y pensamientos que corren, nunca mejor dicho, por la mente del runner.

Estados durante la Maratón

Fase 1 – Excitación: Kilómetro 1 sales eufórico, con ganas de comerte el asfalto. La gente anima, tus amigos y familiares están cerca, los participantes se cuentan por miles. Todos los meses de entrenamientos darán sus frutos. Te vas a comer el Maratón.

Fase 2 – Negación: Kilómetro 8. Vas un poco por encima de tu ritmo habitual y “sientes algo en tu pierna”. Piensas que no será nada y que tampoco necesitas tomar un sorbo de agua. Hay algunos falsos llanos y como ya vas caliente, los recibes con gusto.

Fase 3 – Shock: Kilómetro 17. El cansancio comienza a hacer aparición, no llevas ni la mitad y parece que llevas corriendo media vida. Los falsos llanos se convierten en cuestas de verdad y maldices al que metió el circuito por ahí

Fase 4 – Soledad: Kilómetro 25,5. No has conseguido engancharte a ningún grupillo y parece que corres absolutamente solo, no alcanzas a nadie y nadie te alcanza, piensas incluso que te has perdido. Quieres agua y no hay un puesto de avituallamiento cerca, eso te pasa por no beber antes 😀

Fase 5 – Desesperación: Kilómetro 30. Estás “reventao”, “esto no se acaba nunca” piensas. Tus piernas pesan 10 veces más y el estómago va camino de querer tener protagonismo en tu gran día. Al menos no has chocado con el temido muro.

Fase 6 – El Muro: Kilómetro 35. Ahí lo tienes, el mundo se te viene abajo. Te duele todo y nunca has estado tan cansado. Toca levantarse y seguir luchando.

Fase 7 – Afirmación: Kilómetro 37. El muro sólo es otra prueba más, te levantas y piensas en positivo, buscando motivación, te acuerdas de los meses de entrenamiento, de los sacrificios, de los madrugones y de la gente que te espera en Meta.

Fase 8 – Euforia: META. Ya está, lo has hecho, eres un maratoniano! Después de tanto esfuerzo lo has conseguido, es lo mejor que has hecho en tu vida y sientes que eres invencible. Eso sí, los dolores te acompañarán los días siguientes recordándote qué has hecho 😀 Enhorabuena!

2 COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA