La fascitis plantar o inflamación de la fascia plantar es una lesión muy típica en corredores, pero aqueja tanto a deportistas como a individuos sedentarios.

Junto al dolor de talón o talalgia (normalmente causada por un espolón conocido o desconocido), la lesión de la fascitis plantar es una de las causas más comunes de dolor en la planta del pie.

Qué es la fascitis plantar: síntomas y cómo se produce

Esencialmente, lo que se produce es una inflamación de la fascia, una membrana de recubrimiento natural de tendones, músculos, huesos y articulaciones. En este caso, la fascia plantar se extiende desde el hueso calcáneo (el hueso del talón del pie) hasta las cabezas de los metatarsianos (los huesos que unen los dedos del pie al “cuerpo” del pie). Todos estos huesos forman el llamado “puente del pie”, y la fascia plantar los une por debajo, ofreciendo un apoyo óptimo para el arco del pie.

Cada vez que se apoya el pie, el puente pierde altura y la fascia se tensa (como un amortiguador); este proceso aumenta al correr, saltar o subir escaleras. Y, si miramos el proceso a largo plazo, una sobrecarga puede dar lugar a inflamación e incluso a una rotura parcial de la fascia. Estaríamos ante una fascitis plantar.

Qué factores pueden producir una fascitis plantar y cómo prevenirla

Como hemos comentado en anteriores ocasiones, todos los excesos son malos, y en el caso de la fascitis plantar el dicho vuelve a servirnos: tanto la falta de ejercicio físico como el exceso del mismo puede favorecer la aparición de una fascitis plantar.

Fascitis plantar inflamacion

Por otro lado, entre las causas de la fascitis plantar conocidas que existen para producir una fascitis plantar tenemos: sobrepeso, sedentarismo, alteración del arco plantar (pie plano o cavo), tendón de Aquiles acortado, pronación excesiva, flexión dorsal del tobillo limitada o musculatura del pie débil, falta de forma física, superficies demasiado duras, estiramientos inadecuados o ausencia de los mismos y gastar calzados inadecuados.

Para prevenir una fascitis plantar, debemos evitar estos factores de riesgo. Sobre todo, evitando la falta de ejercicio físico y el sobrepeso, además de entrenar de forma específica la musculatura del pie. En el caso de los runners, la prevención será un poco más dirigida, tratando de mejorar la movilidad del tobillo-pie y evitando correr o saltar sobre superficies duras y evitando calzado inadecuado para los entrenamientos y/o competiciones. Asimismo, existen una serie de estiramientos recomendados para evitar una fascitis plantar, los cuales repasaremos junto al resto de tratamientos conocidos para esta dolencia.

Tratamiento para la fascitis plantar

Inicialmente, el mejor tratamiento siempre es una buena prevención, tanto en la fascitis plantar como en cualquier otra dolencia (sobre todo si afecta al sistema musculo-articular). Una vez hayamos detectado fallos tales como el exceso de ejercicio, superficies duras o uso de mal calzado, pero igualmente suframos una fascitis plantar a pesar de la prevención, ya es hora de pasar a un siguiente nivel.

Calcetines Xwin running amarillos

Existen tratamientos basados en la fisioterapia y la ortopedia. Por un lado, la fisioterapia puede aliviar el dolor mediante movilizaciones y estiramientos; por otro lado, la ortopedia implicaría el uso de plantillas que puedan amortiguar el impacto y reducir la presión en la zona (las plantillas para la fascitis plantar y ese tipo de utensilios siempre los debe recetar un médico rehabilitador, podólogo o un traumatólogo).

Por su parte, también están los tratamientos médicos para esta lesión, basados en el uso de analgésicos y antiinflamatorios, aunque por experiencia propia diría que no suelen resultar muy eficaces a largo plazo (aunque sí a corto plazo). Asimismo, también se puede usar la infiltración, lo cual implicaría inyectar de forma directa fármacos analgésicos en la fascia plantar, pero suele ser un tratamiento reservado como última opción que solo puede realizar un médico.

Asimismo, también existen vendajes funcionales y ejercicios de estiramiento los cuales han demostrado aliviar y mejorar el dolor de la fascitis.

Ejercicios para aliviar la fascitis plantar

Como ejemplos, podemos nombrar:

  1. Estiramiento con toalla, sentado, con ambas piernas estiradas y rodeando el pie con una toalla sobre la base de los dedos. El ejercicio consistiría en tirar de la toalla con ambas manos para producir una dorsi-flexión del pie, llevando los dedos hacia arriba, durante 30 segundos, unas 10 veces por serie, durante 2-3 series por día.
  2. Masaje con botella fría o congelada: este tipo de ejercicio es uno de los que más solemos recomendar en consulta. Se trata de usar un refresco o botella de agua, con forma cilíndrica, frío o congelado. Se pasa el pie sobre dicha superficie durante un minuto, unas tres veces al día, con una separación de 30 segundos entre cada masaje plantar. Como alternativa, se puede usar un foam roller, aunque en este caso no estaría frío, o un accesorio como este rodillo creado para zonas más concretas como los pies:
    Oferta
    Trigger Point Performance Nano X - Balón de...

    Trigger Point Performance - Deportes

    20,17 € - 10% 18,10 €
  3. Estiramiento del tendón de Aquiles: este ejercicio es similar a los estiramientos que se realizan al ejercitar los gemelos. Sobre una superficie elevada (como una escalera o un step), con los pies descalzos y pisando una toalla que estará justo debajo de los dedos de los pies, se realiza el estiramiento del tendón de Aquiles de forma excéntrica. En primer lugar nos pondremos de puntillas sobre el escalón o step con ambos pies, y posteriormente descenderemos hacia abajo solo con el pie afecto.

Cabe destacar que, a pesar de que los estiramientos han demostrado efectividad mediante los estudios científicos realizados al respecto, la fascitis plantar tiene un tratamiento complejo. Si se soluciona en su fase aguda, las cosas pueden evolucionar favorablemente. Sin embargo, si se convierte en una fascitis plantar crónica, las cosas pueden no llegar a tener una solución final factible.