Los Aftershokz Trekz Titanium son los últimos auriculares de la marca que incorporan la tecnología de audio por conducción ósea. Mis impresiones tras probarlos unas semanas.

Si hablamos de auriculares para correr en el mercado encontramos cientos de modelos diferentes: con cable, inalámbricos Bluetooth, específicos para deporte, más o menos resistentes, con reducción de ruido, capaces de aislarnos más o menos del entorno… en definitiva, un sinfín de características entre las que elegir para poder escuchar música mientras hacemos deporte.

Los auriculares por conducción ósea son menos frecuentes y conocidos en general, son auriculares que no necesitan introducirse en el oído y que por tanto nos dejan el canal auditivo totalmente libre. Entonces, ¿cómo funcionan?

aftershokz trekz titanium conduccion osea

¿Qué son los auriculares por conducción ósea?

La tecnología por conducción ósea no es precisamente nueva, pero en los últimos años se ha dado más a conocer al estar presente en cacharritos tan conocidos como las famosas Google Glass. El audio por conducción ósea se basa en transmitir el sonido al oído interno mediante vibraciones a través de los huesos del cráneo.

Por tanto, como podéis ver en las fotografías, el diseño del auricular no es el típico, sino que termina en una superficie plana que es la encarga de vibrar – sin llegar a ser molesto, por supuesto -.

aftershokz-trekz-titanium-analisis

El modelo AfterShokz Trekz Titanium es el más reciente y se diferencian principalmente de los Bluez 2S en el diseño del propio auricular, ya que ahora tienen una orientación cláramente más deportiva.

Características de los AfterShokz Trekz Titanium

  • Audio por conducción ósea
  • Construcción en plástico flexible
  • Conectividad Bluetooth 4.1 (hasta 10 metros de alcance)
  • Certificación IP55: resistencia al sudor, polvo y humedad, no sumergibles
  • Hasta 6 horas de batería, 10 días en espera
  • Carga completa en 1 hora y media
  • Doble micrófono con cancelación de ruido
  • Respuesta de frecuencia: 20Hz ~ 20KHz
  • 36 gramos de peso

aftershokz-trekz-titanium-auriculares bluetooth

Son auriculares Bluetooth así que se emparejan como cualquier otro. En este caso, el peso de la batería y electrónica interna recae sobre ambos lados del auricular, dejando la banda trasera que rodea el cuello como un mero estabilizador, evitando que los auriculares boten.

Controles

En uno de los laterales encontramos los botones físicos para controlar la reproducción y el volumen, además de servir para contestar y colgar llamadas cuando los usamos como manos libres. Ahí, protegido con una pequeña tapita de goma, está el conector microUSB para cargarlos.

Batería

A nivel de batería, los AfterShokz Trekz Titanium tienen una autonomía máxima de 6 horas en reproducción continua y más o menos se cumple lo que dice el fabricante, mientras que en reposo aguantan hasta 10 días sin carga.

aftershokz-trekz-titanium-analisis y opinion

Opinión de los AfterShokz Trekz Titanium

Y bien, ¿son cómodos? Pues he tenido las mismas sensaciones que cuando probé el otro modelo de AfterShokz, al principio es muy extraño porque literalmente lo oyes todo, no tienes la sensación de tener unos auriculares puestos pero en cambio estás escuchando música (o el audio que se esté reproduciendo).

Se apoyan sobre los pómulos, rodeando la oreja y con la banda descansando sobre la nuca, no se mueven prácticamente nada corriendo y en bicicleta también son muy cómodos, al menos con mi casco, e incluso con gafas puestas.

A volumen normal, las vibraciones son prácticamente imperceptibles, sin embargo cuando lo ponemos al máximo sí se notan más, sintiendo un cosquilleo pero poco más. Como podréis imaginar, la calidad de sonido no es espectacular, los graves son un poco cortos y el detalle de no aislarnos nada también influye en la calidad de la reproducción.

Entonces, ¿para quién son estos auriculares? Mi opinión es clara, siguen pareciéndome unos auriculares muy, pero que muy, interesantes para todos aquellos que necesiten enterarse continuamente del entorno, son geniales para ciclistas o para aquellos que corran por zonas con tráfico o quieran escuchar música durante carreras sin perderse los ánimos del público o cualquier imprevisto que pueda surgir alrededor.

Los auriculares por conducción ósea AfterShokz Trekz Titanium tienen un precio aproximado de 130€, una cifra considerable, sí.

1 COMENTARIO

DEJAR UNA RESPUESTA