Correr es algo más

Tras el éxito superventas del Polar M400 (que sigue siéndolo a día de hoy), ahora llega el Polar M200 y quiere seguir la misma trayectoria que su hermano. Aquí tienes el análisis y opinión del Polar M200.

Varias semanas después de presentarse en sociedad, es ahora cuando el Polar M200 llega verdaderamente a las tiendas en Europa y gracias a la marca he podido estar trasteándolo unos días antes de salir a la venta y así poder ofreceros una experiencia completa de uso, sobre todo a aquellos que andáis buscando un reloj GPS a precio contenido y con características tan interesantes como el sensor óptico de pulso en la propia muñeca (algo que cada vez vemos más en la gama de entrada).

El M200 es el último reloj pulsómetro GPS que se une al catálogo de Polar tras el M600, pero realmente no llega para sustituir al gran M400. Vamos a hacer un repaso a todo lo que ofrece el Polar M200, sus características, funciones y cómo se comporta sobre el terreno.

polar-m200-analisis-6

Características del Polar M200

Antes de comenzar con el análisis, conviene ponernos en situación y saber cuáles son las especificaciones técnicas del Polar M200 y a qué me refiero cuando hablo de un reloj GPS de gama de entrada. Aquí las tienes en un vistazo:

  • GPS integrado.
  • Sensor óptico integrado (doble LED)
  • Registro de la actividad diaria y el sueño.
  • Batería de hasta 6 horas en GPS y 30 días en modo reloj.
  • Resistente al agua (aunque no es un reloj específico para natación)
  • Conectividad Bluetooth (con smartphone y bandas de frecuencia cardíaca)
  • Avisos por vibración –> OH, SÍ
  • Notificaciones del smartphone (compatible con iOS y Android)
  • Perfiles de deporte configurables (desde la web de Polar Flow)
  • Soporte de entrenamiento personalizados y planes.
  • No registra kilómetros en carreras en interior.
  • 40 gramos de peso.
  • Correas intercambiables fácilmente y disponibles en varios colores.

polar-m200-opinion

Este sería un vistazo general del Polar M200 y, como se puede apreciar, pese a ser un reloj GPS muy básico, dispone de funciones muy interesantes sobre todo teniendo en cuenta su rango de precio (150€, aunque previsiblemente bajará de precio pronto), por ejemplo la posibilidad de seguir entrenamientos o el sensor óptico. Eso sí, no tampoco es oro todo lo que reluce: el mayor punto negativo se lo lleva la pantalla, de la que ahora hablaré.

Diseño y ajuste del M200 de Polar

Si digo que el Polar M200 es un reloj sencillo es porque este adjetivo se lo podemos aplicar a casi cualquiera de sus apartados, incluido el diseño. Todos los controles del reloj se realizan mediante dos botones físicos, uno a cada lado de la pantalla, y nada más.

polar-m200-cargador-usb

Podríamos decir que el botón izquierdo es el de “Atrás” para todo, mientras que el de la derecha adopta distintas funciones dependiendo de cómo lo pulsemos: un toque para avanzar entre los menús y sus opciones, y pulsación larga para “entrar” a la opción que esté seleccionada. No tiene mucha pérdida, simplemente hay que pillarle la mecánica.

La pantalla no es táctil y sorprende, negativamente, cuando la vemos encendida por primera vez. El panel es un LCD monocromático de una resolución bastante pobre hoy en día y con una retroiluminación que tampoco es uniforme por toda la pantalla. Vale que el M200 es un reloj barato y hay que hacer sacrificios por alguna parte para conseguir ajustar el precio, pero no parece una pantalla digna de un dispositivo que sale al mercado en 2017.

polar-m200-analisis-13

Todos los textos e información se muestran en color claro sobre el fondo negro y la verdad es que echo en falta la opción para invertir los colores, creo que ganaría mucha visibilidad.

Siguiendo con el diseño, lo cierto es que, cuando hablo de correas intercambiables en este modelo, en realidad lo que se cambia no son sólo las correas, sino toda la pieza completa de color (en el caso de mi unidad es negra). Digamos que la parte “valiosa” es el núcleo central, basta hacer un poco de fuerza (la primera vez acojona) y sale bien.

Me gusta y mucho la forma de recarga. Del núcleo central sale directamente un conector USB (tipo A, el de toda la vida), así que sólo hay que introducirlo en una toma USB como la del ordenador o directamente al cargador del móvil y listo, así no tenemos que lidiar con otros cables, pinzas únicas y demás conectores propietarios.

El sensor óptico de pulso del Polar M200: precisión

polar-m200-analisis-3

Los sensores ópticos de pulso integrados en los relojes deportivos han llegado para quedarse y muestra de ellos es que ya los vemos en prácticamente todas las gamas del mercado, desde los modelos más potentes como el Fenix 5, hasta casos como este, el del Polar M200.

Lo encontramos, obviamente, en la cara interna del reloj, la que queda pegada a nuestra muñeca, y la configuración de Polar cambia con respecto a la que vimos en el Polar M600: el M200 utiliza un sensor óptico con dos LEDs. Alerta spoiler: funciona fenomenal.

El sensor óptico de frecuencia cardíaca se activa automáticamente al iniciar una actividad deportiva, pero ojo, porque no registra las pulsaciones durante todo el día. Es decir, el Polar M200 sirve como monitor de actividad (registrando pasos, calorías, sueño, etcétera) pero no hace mediciones de pulso durante el día a no ser que nosotros lo indiquemos desde la opción “Mi FC“.

polar-m200-analisis-5

Basta con entrar ahí (es una de las opciones del menú general) esperar unos segundos y nos dirá la frecuencia cardíaca en ese momento, pero ya está. No guarda un registro de mediciones, ni se pueden ver más tardes desde la aplicación de Polar Flow ni la web. Supongo que es una medida para ahorrar batería, pero se agradecería que fuese posible, aun siendo opcional.

En actividades deportivas, ya sea correr, ciclismo, actividades en interior o cualquier otra, el sensor óptico sí se activa y toma datos continuamente. Tras probarlo y compararlo con los datos recogidos con el Polar M400 y el Forerunner 230 (ambos con banda de pecho emparejada) en sesiones a pie y dando pedales, estoy gratamente sorprendido por lo bien que funciona.

No es absolutamente perfecto, pero oye, el sensor óptico del Polar M200 se comporta francamente bien la mayoría del tiempo, no se vuelve loco salvo algún desvío ocasional (casi siempre en los inicios de los entrenamientos y sobre la bici) y responde bien a cambios de ritmos bruscos. Por supuesto, como con todos los relojes, hay que llevarlo bien ajustado para tratar de evitar que penetre la luz exterior entre el sensor y la piel.

polar-m200 comparativa
Polar M200, Polar M400 y Garmin Forerunner 230

Por cierto, por si os lo estabais preguntando: sí, puedes conectar una banda de pulsaciones tradicional al Polar M200, siempre que sea Bluetooth. No es compatible con otro tipo de accesorios, como sensores de velocidad y cadencia en bicicletas.

Notificaciones, personalización y entrenamientos en el Polar M200

Entre el resto de funciones que encontramos en el Polar M200 está, como he dicho antes, el seguimiento de la actividad diaria. Como tantos otros dispositivos, este reloj mide en segundo plano los pasos que damos, cómo hemos dormido, las calorías gastadas o si estamos demasiado ‘perros’ un día mediante una vibración y con una notificación en el móvil, diciéndonos que ya va siendo hora de moverse un poco.

polar-m200-reloj-gps

Al mismo tiempo, esa conexión Bluetooth con el móvil nos permite recibir notificaciones de las aplicaciones del smartphone en la pantalla del reloj. Bueno, no es esperes algo muy avanzado, la minúscula pantalla sólo sirve para ver de dónde viene la notificación y poco más.

Y por otra parte, algo que me parece un puntazo para un reloj GPS barato como este: podemos crear entrenamientos personalizados y aprovechar los planes de entrenamiento de Polar Flow para seguirlos día a día desde el Polar M200. Así, tanto desde la aplicación de Polar Flow en el móvil, como desde la propia web, podemos crear entrenamientos por intervalos de frecuencia cardíaca, por fases, distancias y demás. Aquí os cuento paso a paso cómo se hace y aquí un tutorial paso a paso en texto.

Para sacar el máximo partido a esto os recomiendo calcular vuestras propias zonas de entrenamiento. Por defecto el reloj las calculará automáticamente, pero mejor hacer vuestros propios cálculos porque puede haber diferencias significativas.

plan de entrenamiento polar

Del mismo modo, los usuarios del Polar M200 pueden aprovechar el creador de planes de entrenamiento para alcanzar objetivos desde 5 kilómetros, hasta la Maratón. En el configurador de la web se establece cuándo es la carrera y datos del número de veces que entrenas o la dureza, el resultado será un plan completo que se meterá en nuestro calendario.

Así, la próxima vez que sincronices el reloj, se añadirá el entrenamiento del día y te guiará durante el mismo. Bastante sencillo.

pantallas-polar-m200-funciones-menu

Perfiles de deporte y campos personalizables

Por cierto, también desde Polar Flow puedes añadir o quitar perfiles de deporte del Polar M200 (tal y como se hace en sus hermanos M400, M600 o V800).

Correr, ciclismo o deporte indoor es lo típico, pero realmente puedes meter el que quieras: ballet, patinaje, pingpong… lo que quieras, como si quieres meter un perfil sólo para tus sesiones de estiramientos. Estos perfiles te aparecerán en la pantalla del reloj y así las actividades quedarán perfectamente categorizadas.

pantallas de datos Polar m200

Por supuesto, cada uno de esos perfiles puedes personalizarlos para que muestren unos datos u otros, así como las distintas pantallas que quieres que aparezcan cuando estás en pleno entrenamiento. En el caso del Polar M200, debido a su pequeña pantalla, sólo se pueden meter dos campos de datos por ‘pantalla’, incluyendo un par de pantallas curiosas como comparación con récords mundiales o las estimaciones del Test de Cooper.

Correas intercambiables del Polar M200

Como decía en el apartado de diseño, podemos personalizar el M200 cambiando de correa (o quizá mejor llamarlo ‘funda’, ya que cubre el núcleo por completo).

USB Polar M200

El reloj sólo se vende en negro completo o en rojo, pero también hay fundas de color amarillo, blanco y turquesa. Tienen un precio de unos 20€, son unisex, disponibles en dos tallas (yo tengo una muñeca pequeña y he usado una talla M/L, por si sirve de referencia).

El reloj queda integrado, aunque el tacto de los botones físicos podría ser algo mejor, son de plástico y por supuesto puedes mojarlas o nadar con ellas (siempre asegurarse de que el reloj está completamente seco antes de meter el USB en un cargador)

Conclusión y opinión del Polar M200

Polar lo petó con el M400 y en realidad sigue petándolo con ese reloj GPS porque cuando se pone a tiro por menos de 100€ en oferta, es la mejor opción del mercado. El Polar M200 tiene un precio oficial de 150€, que se quedará en algo menos dentro de unos meses y entonces será una opción todavía más interesante.

polar-m200-sensor-optico

Diseño sencillo y sin florituras, GPS fiable, sensor óptico con una gran precisión, precio atractivo, entrenamientos programables y funciones de seguimiento de la actividad y una ligera parte “smart” gracias al aviso de notificaciones del móvil. Por 150€ o menos, me parece una muy buena elección. Me alegra mucho la inclusión de los avisos por vibración en este modelo.

Precio del Polar M200:

Su mayor punto negativo se lo lleva la pantalla, directamente no está a la altura. Por supuesto tiene rivales duros, como el Garmin Forerunner 35 (a mayor precio, eso sí), o su mismo hermano Polar M400. Sinceramente, si el sensor óptico no es determinante para tu uso y puedes lidiar con la banda de pulso, el Polar M400 sigue siendo imbatible.

En resumen, el Polar M200 es un reloj muy decente, no es el reloj GPS más completo del mercado, ni pretende serlo. Un reloj GPS barato todo en uno que tendrá mucho que decir.

  • Itziar

    una review perfecta, estoy entre el Polar m200 y el garmin forerunner 35…

    Me ha encantado tu web