Entre los accesorios que podemos acoplar a dispositivos deportivos están los sensores Garmin de velocidad y cadencia.

Estos dos pequeños complementos para ciclistas hacen exactamente lo que se espera de ellos: medir la velocidad y la cadencia, respectivamente, y no son solo compatibles con los ciclocomputadores Garmin Edge, sino también con distintos relojes Forerunner y Fenix que verás al final de este artículo.

Los sensores Garmin de velocidad y cadencia se suelen comprar por separado, aunque podemos encontrar packs junto a algún modelo Edge, pudiéndonos ahorrar algunos euros al adquirirlo todo junto, pero si no lo haces tampoco pasa nada, podrás emparejarlos en cualquier momento.

La instalación de los sensores de velocidad y cadencia Garmin

En este vídeo explico cómo se colocan estos sensores y, por cierto, te animo a suscribirte al canal de YouTube, es una gran forma de apoyar a la web y animar a que sigamos subiendo:

El sensor de cadencia Garmin

El sensor de cadencia Garmin se instala en una de las bielas de la bicicleta, siempre en el lado contrario del cambio y no tiene mucho misterio: viene con distintas gomas, seleccionamos la que más ajustada quede según nuestra biela y listo. Muy importante que quede bien sujeta y no “baile”, y que tampoco nos moleste con la zapatilla.

sensor-cadencia-garmin

Este sensor se conecta mediante ANT+ a nuestro Garmin Edge/Forerunner/Fenix y se encarga de registrar nuestra cadencia de pedaleo. Una vez se sincroniza por primera vez no hay que hacer nada más, automáticamente se pondrá en funcionamiento cuando detecte movimiento en la biela. Colocar y olvidarse. Su precio es de unos 35€.

El sensor de velocidad Garmin

Algunos os preguntaréis, ¿para qué quiero un sensor de velocidad si ya puedo conocer la velocidad mediante GPS? Un uso de este sensor de Garmin es tener datos más precisos y continuos, ya que se basa en las vueltas reales de la rueda y no en información del GPS (que puede fallar, tener saltos, perder satélites…). En mi opinión cobra todo el sentido para aquellos que quieran hacer entrenamientos en interior, con rodillo.

sensores Garmin de velocidad y cadencia

En este caso, el sensor de velocidad Garmin también se sincroniza por ANT+ y se instala en el buje de la rueda trasera. Basta con colocar la goma elástica aldedor y listo. Una pequeña luz se enciende al dar un par de vueltas. Buscamos el sensor en el menú de conexión de accesorios del Edge, Forerunner o Fenix y listo. Su precio por separado ronda los 50€.

En ambos casos, son totalmente resistentes al agua y en principio resisten las temperaturas perfectamente (siempre que no entrenes a -20º ni a más de 60º, claro). No tenemos que cargarlos porque funcionan con una pila de botón cada uno (la típica CR2032) y tienen una autonomía de 1 año con un uso de 1 hora al día, después la cambiamos y arreglado.

Sin duda, si estás interesado en comprar estos complementos lo mejor es hacerlo en pack, ya que se ahorra bastante. El kit con ambos sensores y todo lo necesario para colocarlos cuesta unos 60€.

garmin-sensores-ant

¿Qué dispositivos son compatibles con los sensores de velocidad y cadencia?

La norma general es que los sensores Garmin de velocidad y cadencia son compatibles con aquellos relojes y ciclocomputadores con conectividad ANT+ que soporten perfil de ciclismo. Esta es la lista oficial, pero va creciendo conforme salen nuevos al mercado:

  • Edge: 1000, 25, 500, 510, 520, 800, 810, 820 y versiones Explore-
  • Forerunner: 230, 235, 310XT, 35, 630, 735XT, 910XT, 920XT.
  • Epix, Garmin Fenix, 2, 3, 3HR, Chronos.
  • Garmin Vívoactive y Vivoactive HR.
  • Cámaras Garmin VIRB X y XE, Garmin Varia Vision.
  • Navegadores Garmin Oregon y eTrex.

En el análisis de Garmin Edge 520 podéis ver más detalles de estos sensores.